Antiguos remedios

Como todos sabemos, antiguamente eran mucho más utilizadas las especias picantes que hoy en día.  Esto se debía a que el picante  ayudaba a la conservación, también evitaban  que los insectos se acercaran a la comida. Pero sobre todo evitaban que sobrevivieran y se multiplicaran ciertas bacterias que podían transmitirse al ser humano provocando cualquier enfermedad de este origen.

Claro está que nuestros antecesores no tenían ni idea de lo que era una bacteria, pero en cambio si tenían la perspicacia de observar de manera instintiva y darse cuenta de los cambios o beneficios que les aportaban las especias.

Las especias denominadas picantes como el jengibre, la cayena, la pimienta, la alcaravea o la semilla de cardamomo, en su justa medida, ayudan a evitar la generación de gases. También ayudan nuestra circulación ya que son un magnifico aliado a la hora de deshacer las flemas de la sangre.

Por otra parte, si te resultan excesivamente picantes, puedes reducir la cantidad hasta que no te moleste su sabor.

*CONSEJO IMPORTANTE: Abstente si eres alérgico a estas.

Os recuerdo que podéis encontrar las tarotistas buenas más precisas en TAROTISTAS BUENAS

Artículos de interés

Encuentrame en mis Redes sociales

Precio máx. minuto: 1,21€ red fija: 1,57€ red móvil. IVA incl. KOAL8O,S.L.  Aptdo. 15 - 12400, Segorbe, Castellón. MAYORES DE 18 AÑOS. 

 

bg Image
Back to top
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines de gestión, estadísticos y para segmentar publicidad. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies, adaptación lssi, aviso legal, política de privacidad, protección de datos y formularios de contacto. Leer más