Desarrollar la videncia

En esta ocasión vamos a pasar a otro ejercicio, y vamos a complicar un poco más la cosa, en relación con el primer ejercicio. Por ello, como siempre, vamos a empezar con los ejercicios de calentamiento y relajación, que como ya os dijimos, las Tarotistas Buenas del Tarot 806 os describirán siempre para que no olvidéis hacerlos previamente a cualquier práctica que os ofrezcamos.

 

Como ya sabéis, una Vidente, sea de nacimiento o por entrenamiento, necesita de un constante refuerzo y práctica de sus habilidades, no porque las vaya a perder, sencillamente porque, como todo en nuestro cuerpo, cuando se deja de hacer por un tiempo, se pierde la soltura y la rapidez que se tenía anteriormente.


De la misma manera, antes de cualquier ejercicio para la Videncia, ya sea por parte de gente experimentada como una Tarotista Fiable o por parte de novatos, hay que pasar por un calentamiento previo, y en esta ocasión más aun.

 

Vamos a pasar a la primera parte de este calentamiento, que como ya sabéis, consiste en una relajación de vuestro cuerpo y de vuestra mente. Para ir preparándonos para este ejercicio, podéis cerrar vuestros ojos y visualizar en vuestra mente una vela, y concretamente la llama de una vela. Obviamente, no la imaginéis en un espacio con aire o viento, sencillamente imagináosla en la oscuridad mientras arde lentamente. Respirad profundamente varias veces y relajaos. Veréis como poco a poco os calmáis y olvidáis todo lo que os rodea.

 

Tras esto debéis vaciar la mente, aunque seguramente ya habréis conseguido despejarla bastante con la recomendación previa. Aun y así, centraos en la imagen mental comentada anteriormente y poco a poco apagad la vela que habéis visualizado mentalmente, reduciendo en intensidad la luz que da. Todo esto seguid haciéndolo con los ojos cerrados y sin dejar de imaginarlos la vela. Una vez hayáis dejado de ver la vela en vuestra mente, seguid respirando profundamente, y dejando vuestra mente en blanco.

 

Cuando os notéis en el estado mental adecuado, podremos pasar a realizar el ejercicio que os proponemos en esta segunda ocasión. Por supuesto, esta vez necesitamos algunos materiales que conseguiréis muy rápidamente. Como seguro os habéis imaginado ya, necesitáis una vela, aunque no hace falta que sea de ningún tamaño concreto, cualquiera que tengáis por casa puede valer. Por ejemplo, una que os sobró de algún cumpleaños, o una que tenéis por ahí por si se va la luz, etc.

 

Es recomendable que la peguéis en un plato para que no haya peligro de que se caiga. Para ello nada más sencillo que, con el fuego de un mechero o de una cerilla, quemar ligeramente la parte inferior de la vela hasta que esté un poco derretida la cera, y así poder pegarla en un plato de cerámica. Enciende la vela cuando ya la tengas pegada al plato. Aseguraos de estar en una habitación en la que no haya corrientes de aire que puedan perturbar la llama, pues así podréis hacer el ejercicio de manera más sencilla.

 

Una vez la tengáis pegada en un plato y estéis en el estado físico y mental recomendado, podemos comenzar con este segundo ejercicio de videncia recomendado por nuestras Tarotistas Buenas.

 

Primero debéis mirar fijamente la llama, centrando vuestra vista en ella. Obviamente tiene que ser a una distancia en la que no te deslumbre su luz, y que, por supuesto, no os haga daño a los ojos su brillo o el calor que desprende. (Muy importante también no dejarla cerca de sitios que tengan algo inflamable cerca). Pues bien, cuando estéis sentados en el sitio correcto y estéis con la vista centrada en la llama, debéis respirar profundamente entre 3 o 5 veces para mantener el estado de relajación mientras veis la vela.

 

Cuando estéis seguros de mirar la vela en el estado adecuado, ya podéis empezar el ejercicio, visualizando como se expande y se contrae la llama. Haced esto todas las veces que os sea posible. Al ratito de estar realizando este ejercicio deberíais ser capaces de ver un aura alrededor de la llama. Este aura o nimbo normalmente no podemos percibirlo de normal, y solo aparece cuando estamos viendo una llama el tiempo suficiente.

 

Cuando ya hayáis conseguido ver el halo alrededor de la llama, podéis relajar la vista, cerrando los ojos un poquito. Podéis hacer este proceso un par de veces más, siempre y cuando no os hagan daño los ojos, eso sí. Si en algún momento notarais que os lloran los ojos u os molestan, dejad de hacer el ejercicio inmediatamente y dejadlo para otro momento.

 

Y hasta aquí este segundo ejercicio, que realizan muchas de nuestras Tarotistas Buenas para entrenar su videncia. Mucho ánimo y adelante con vuestras prácticas para llegar a ser una buena Vidente además de una Tarotista Buena.

Artículos de interés

Encuentrame en mis Redes sociales

Precio máx. minuto: 1,21€ red fija: 1,57€ red móvil. IVA incl. KOAL8O,S.L.  Aptdo. 15 - 12400, Segorbe, Castellón. MAYORES DE 18 AÑOS. 

 

bg Image
Back to top
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines de gestión, estadísticos y para segmentar publicidad. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies, adaptación lssi, aviso legal, política de privacidad, protección de datos y formularios de contacto. Leer más